Conforman el municipio del Olmos de Ojeda, además del propio Olmos, las localidades de Amayuelas, Moarves, Montoto, Quintanatello, San Pedro, Villavega, todos ellos apellidado de Ojeda, mas Vega de Bur.

Destaca en Olmos el soberbio palacio barroco de D. Tomas Rodríguez Monroy, oficial del Santo oficio de la Inquisición en el siglo XVII, además de su iglesia parroquial, dedicada a San Miguel, de origen gótico. En su pago “el Hito” se han hallado múltiples restos arqueológicos que reafirman la existencia de una villa romana de época bajo imperial.

Muy cerca se haya la granja e iglesia de Santa Eufemia de Cozuelos, monumento histórico-artístico desde junio de 1931 y propio de la familia Díaz de Bustamante. Este monasterio pertenecía en 1075 a Alfonso VI que le cedió a la diócesis de Burgos. En 1135, siendo ya Abadía, su abad recibió Alfonso VII la Villa de Olmos, para cederla Alfonso VIII a la Orden de Santiago entre 1180-1186, siendo la hermana de Fernando III, doña Sandra, la primera comendadora.

En 1502 los monjes de Santa Eufemia son trasladada al monasterio toledana de San Pedro de Dueñas, quedando abandonado el palentino. Su fábrica primitiva se data a principios del siglo XIII. Es una de las joyas del románico plateresco, de origen prerrománico con vestigios mozárabes. Es obligada su visita.

En Amayuelas, poblado por gentes venidas de Peña Amaya, puede verse la Iglesia parroquial de la Asunción, con escasos restos románicos, y su ermita de Santa Marina, también con restos de antiguo románico rural.

Moarves de Ojeda destaca por su iglesia de San Pedro, monumento histórico-artístico desde junio de 1931, acaso uno de los monumentos románicos más representativas de la provincia con un apóstol fabuloso. Construida en el siglo XII, magnifica sillería, teñido de piedras, magnifica portada, extraordinario friso, gran pila bautismal con Cristo y los doce apóstoles, dos imágenes de la virgen con el niño en el Presbiterio, etc.

Montoto con su iglesia de San Estabán, gran parte de época romana, interesante ábside y canecillos, bellos capiteles, curiosas pinturas murales del siglo XVII y bello calvario del siglo XIII, hoy en museo diocesano.
Cerca las ruinas de San Pedro Alto, despoblado medieval.

En Quintanatello de debe visitar su Iglesia de la Asunción, monumento desde Febrero de 1993, de principios del siglo XIII, románica, buena portada y espadaña. En el museo diocesano se conserva un arco toral mozárabe de la ermita de San Esteban y en claustro de la Catedral,su portada de cuatro arquivoltas.

En San Pedro de Moarves o de Ojeda destaca su iglesia se San Pedro, con restos románicos: antiguos canacillos y espadañas, estela medieval, etc.

Además, la ermita de la Virgen de la Encina y corona solariega.

En Villavega sobresale la iglesia parroquial de San Miguel, gótica, levantada sobre otra románica, importante ventana románica.

Y en Vega de Bur, la iglesia de San Vicente, de origen románico, pero remodelada en el XV, bello ventanal en fachada sur. En el cementerio, elegante portada románica, que lo fuera de la iglesia de San Tirso, despoblado de “Medinilla” y mas allá del pago del Castillo de la Vega donde quizás se levantara el castillo de Ebur, la ermita de la Virgen de Rebollar, de gran devoción popular, y un humilladero advocado a la Virgen de piedad.